viernes, 16 de diciembre de 2016

Hagamos algo diferente!!


Hola a todos y gracias por atreverte a leer éstas líneas que son dedicadas para ti esperando que de alguna manera los hagan reflexionar a muchos de algo que hoy me topé cuando leía una parte de un libro -que se los recomiendo-. A quienes de verdad esperan un cambio de vida y pues si no lo esperan pues que se animen a trazarse esa meta de tener una vida mejor.

Hoy realmente me sumergí -literalmente- y en parte me sentía como hace unos días, el párroco de mi parroquia comentaba sobre el título de un libro de un santo llamado San Juan de la Cruz, ¿qué libro era este? Era "Noche Oscura del Alma" que en pocas palabras es cuando no "sentimos" a Dios, que aparece que estamos "abandonados", "distantes", "sin su presencia", en fin tantas quejas que podríamos tener. Sabemos también que esto no es cierto, me refiero a que Dios jamás nos abandona pero extrañamente nos sentimos así y Dios lo permite, por alguna razón tendrá que de seguro es para hacernos fuertes, para darnos algo mas y no lleguemos a pensar que es para quitarnos algo bueno, esto puede ser de doble filo o nos hundimos en un abismo de soledad o nos elevamos a Dios, a su presencia mística. De este libro no es el  que voy hablarles, sino que hoy decidí salir a caminar y sobre mis manos me fui con un libro del cuál quiero hablarle y el cual recomiendo, llamado: Tiempo Para Dios. Es un libro espectacular sobre la oración, ¡impresionante!, fácil de leer, único, se que en nuestra cultura es difícil encontrar lectores que decidan vencer la pereza, pero se que si ya vas por estas lineas debes saber que lo estas venciendo y si ya lees pues felicidades, sigue con ese excelente hábito que se convertirá en una virtud si sigues perseverando. Espero te agrade esta reflexión.

Verás, parto desde la frase ubicada en la pagina veinte, segundo párrafo y dice así:

"...la oración, en definitiva, no es otra cosa que un ejercicio de amor a Dios."


Esa es! Si esa es! y me hizo reflexionar al llegar aquí pues anterior a esta frase no reconocía que ya me había sumergido y pensaba: ¿ejercicio de amor a Dios? Mmm como que es mucho ¿no?

Tengan esas palabras en la cabeza: ejercicio de amor a Dios.


Sabemos que todos absolutamente todos estamos llamados a una vida de oración, se que esta palabra a muchos da sentido de compromiso y huyen, pues tranquilo no corras, Dios quiere darte algo más grande que salir corriendo y no te niegues, vamos, seamos valientes en saber "qués que mismo". Lo que debes saber es que Dios a través de esto se comunicará con nosotros, sabemos que es justo y nos llama, a mas de esto también nos dará las gracias necesarias de perseverar y hacer de esta vida de oración una profunda y maravillosa experiencia de comunión íntima. No lleguéis a pensar que esto no es para ti, si ya vas por aquí entonces si es para ti y es mi manera de compartir esto, pues a pesar de nuestras debilidades y dificultades, Dios nos dará la fuerza para perseverar, y te invito a dar ese salto de fe. Debes de saber que la oración es la fuente de una infinidad de bienes para nosotros, así como lo lees, ¡una infinidad! si! tantísimo!, pero lo sabrás mejor si lo haces y pretendo eso, que lo empieces hacer porque para serte sincero es difícil -lo digo con experiencia- pero la recompensa es tremenda, -también te lo digo con experiencia-, te lo garantizo. Y esto de la oración, ¿qué hará en nosotros? Pues mira, nos transforma íntimamente, nos santifica, nos sana, nos permite conocer y amar a Dios, nos hace fervorosos y generosos en el amor al prójimo. Si perseveras, recibirás esto y mucho más, pero si perseveras cabe recalcar, ¿entendido? si perseveras. No te desanimes si los frutos no los ves rápido, Dios lo que promete lo cumple y a su tiempo los verás:


"Pidan y se les dará; busquen y hallaran; llamen y se les abrirá. Porque todo el que pide recibe; y el que busca halla y al que llama se le abre" (Lc 11, 9 - 10) 


Tengamos paciencia en cosechar estos frutos. Hay algo mas que debemos saber para que estos frutos se puedan dar y esto es: fidelidad y perseverancia. Sobre la fidelidad se puede decir que lo importante no es conseguir una oración hermosa y gratificante, rica en ideas y sentimientos profundos sino una oración fiel y perseverante. Es decir no fijarse en la calidad de la oración sino en la fidelidad pues la calidad será fruto de la fidelidad. El demonio intentará distraerte para que no seas fiel y aquí descubro su plan, conoce el riesgo que conlleva esto y tratará de impedirlo a cualquier precio. El que es fiel a la oración sabe que se le escapará. 


Recordemos esto: vale más una oración pobre, pero regular y fiel, que unos momentos de oración sublimes pero episódicos, pues:


"Es la fidelidad y nada más que la fidelidad, lo que permite obtener toda la maravillosa fecundidad de la vida de oración"


Ahora vuelvo a la frase del principio y es que después de la frase en cursiva vine esto: y pensaba que los ejercicios son muy importantes para, en primer lugar, estar en forma y estar listos y preparados para cualquier cosa que nos pidan hacer o ir. Pienso que esto es como estar en un cuartel donde te enseñan técnicas de defensa, a manejar una situación difícil, maniobrar un fusil, racionar tu comida, estar vigilantes, se esfuerzan en estudiar, pues en nuestro caso no es tan alejado de esta realidad, inclusive, aunque un soldado también se prepara para la batalla, nosotros también lo debemos hacer por las muchas batallas internas que tenemos y sabemos que aunque un soldado, por el momento no está en guerra activa o declarada, está vigilante; nosotros sí vivimos en una guerra de día y de noche, pues el Maligno está atrás de todo esto, y quiere hacernos trizas presentando la tentación en nosotros y posteriormente cayendo en desgracia es decir en pecado. ¿Cómo lucharemos sin ejercitarnos en el amor a Dios? Pues es la oración donde de verdad adquirimos destreza para saber luchar el buen combate, jamas dejarnos vencer y como está escrito arriba es la fidelidad y la perseverancia.

Todo esto se adquiere y si empezamos con un acto de fe, osea, con una determinación que ningún libro te enseñará a cómo hacerlo, sino, que debe brotar de ti y Dios está de tu lado, dile que quieres aprender y sé sincero considerando seriamente el plan que tiene preparado para ti, que es el más grande y sabes qué...te conviene.


Y termino con una frase del Beato Charles de Foucauld:

"Tú también, has de arrodillarte si quieres vivir de pie"


Si ahora caes en la cuenta, la propuesta está sobre la mesa y ahora eres consciente de esta realidad y queda en cada uno de nosotros hacerlo bien. No desaproveches la oportunidad de comunicarte mas con el buen Dios que te espera así pecador, con los brazos abiertos para perdonarte.

Bendiciones y reza por mi



Atte. Erik




No hay comentarios:

Publicar un comentario